Cómo protegerte de las estafas en línea

Internet irrumpió en todos los ambitos de nuestra vida y hoy en día todo pasa por el mundo virtual. Pero así como avanzan las iniciativas sociales y los proyectos que pueden mejorar el mundo como lo conocemos, también avanzan las estafas, los fraudes y los delitos.

El problema es que no todos estamos familiarizados con la forma en la que se hacen las cosas en Internet y caer en trampas deshonestas es muy fácil. Es importante andar con cuidado y no entrar en cualquier página web por el sólo hecho de que nos promete la salvación.

El mercado de los préstamos rápidos está creciendo en el mundo y dentro de este circuito hay, como en todos lados, estafadores, o al menos empresas que no son tan fiables. Por eso, la prioridad es estar atentos y seguir los consejos que te compartimos a continuación.

Qué son los préstamos por Internet

Los créditos personales son préstamos que no están garantizados por ningún bien, a diferencia de los préstamos prendatarios o hipotecarios. Gracias a Internet, hoy podemos acceder a este tipo de financiamiento con un solo click y sin burocracia.

prestamos online

¿Es seguro pedir prestamos por Internet?

Los préstamos rápidos son otro de los avances de Internet que pretenden hacer nuestra vida más fácil, es decir, son parte de la solución, no el problema. Los créditos online están hechos para ayudar a la gente que lo necesita y no para estafarlos. Lamentablemente en la web circulan varias pseudo empresas de origen dudoso que con sus acciones hacen quedar mal a todo el mercado de los créditos online, por eso es fundamental encontrar sitios seguros y seguir algunas pautas de seguridad.

Consejos para pedir préstamos personales online

Antes de pedir un préstamo personal online, debemos seguir algunos consejos para no ser estafados.

  • Saber en qué consisten los fraudes: la mayoría de los estafadores en el mundo de los préstamos rápidos solicitan un adelanto del dinero que pedís. Nunca des un adelanto de nada. Los sitios serios te dan el dinero y luego lo devolvés.
  • Recurrí a empresas de confianza: no pidas dinero a empresas que no conocés y de las que no tenés referencias. Si la empresa en cuestión no ofrece ninguna opción de contacto, lo más probable es que sea una estafa. Una empresa sólida tiene página web, número telefónico, correo y chat para dar atención a sus clientes. Asimismo, cuenta con presencia en Facebook y otras redes sociales donde podés enterarte de lo que dicen los usuarios.
  • Mirá la seguridad del sitio web: hay algunas cosa básicas que tenemos que mirar para saber si una página de Internet es segura. Primero, asegurate de que aparezca el candado verde en la barra de direcciones. Eso te va a indicar que el sitio web en el que te encontrás es seguro. Además, la dirección debe tener “https” que significa que está activo el protocolo de seguridad.
  • Leé las condiciones del contrato: por lo general, en los préstamos online las condiciones están en un link. Si la página es seria, verás en esas condiciones que no hay ninguna estafa, que todo está dentro del marco de la ley. Tomate tu tiempo y leé las condiciones antes de aceptar.
  • Los acuerdos orales no son serios: nunca confíes en los préstamos rápidos que se otorgan por teléfono. Cuando pedís un crédito, el acuerdo debe quedar por escrito. En un contrato serio todo queda registrado en bases de datos seguras y a través de un correo electrónico.

Si vamos a pedir un crédito personal, lo ideal es encontrar una empresa que ofrezca pruebas de trayectoria internacional, de eficiencia y seguridad como Vivus. Te contamos cómo hacerlo paso a paso para que no haya confusiones y te quedes tranquilo.

prestamo por internet

Cómo pedir un préstamo por Internet

Como mencionabamos antes, obtener un crédito personal es fácil y no requiere mucho esfuerzo, solo estar atentos y hacerlo a través de un sitio seguro. Cómo hacerlo paso a paso.

  1. Elegir el monto que necesitamos.
  2. Registrarse y llenar los formularios correspondientes. En un sitio seguro, todos los datos son confidenciales e indispensables.
  3. Esperar la confirmación del sitio. Si la solicitud es aprobada vas a recibir una notificación a través de los canales oficiales de la empresa.
  4. Recibir el dinero a través de una transferencia bancaria.

Todos podemos atravesar malas rachas pero ahora que ya tenés toda la información, podés pedir un préstamo online sin preocuparte por caer en un fraude y seguro de estar tomando una buena desición.

15/03/2017