Decime el monto y te diré en qué invertir

Después de averiguar y por fin convencernos que un préstamo para invertir es la mejor opción, llega la hora de tener en claro en qué vamos a gastar lo que pedimos para no llevarnos sorpresas y cometer el peor pecado a la hora de invertir, la falta de planificación. Además de hacer compras de momento, los préstamos son herramientas maravillosas que nos ayudan a concretar un sueño, a llevar a cabo una idea que, en este caso, se traducirá en una inversión.

Pongamos un ejemplo, queremos empezar de nuevo, abrir un negocio, ser dueños de nuestro destino y después de mucho indagar llegamos a la conclusión de que “al barrio le hace falta una heladería”, lo que nos viene al pelo. Pero claro, no tenemos la plata suficiente para comprar el refrigerador que necesitamos para empezar el negocio. Ahí entran los préstamos para invertir, cuyo rol es ayudar a la gente a concretar lo que tanto se planificó.

En situaciones así, la solución es recurrir a una opción de préstamo rápido, sencillo y que no ponga muchos peros para cumplir nuestra meta. En general, hay muchas opciones para invertir que no nos convencen del todo, y no porque todas sean malísimas sino porque muchas veces hace falta seguridad y confianza.

En ese sentido, hagamos un repaso por algunas inversiones tentadoras para la Argentina. Luego habrá que arriesgarse por una, siempre sabiendo que los préstamos rápidos están ahí para darnos una mano y decirnos que nada es imposible y que no estamos solos; cientos de personas ya pasaron por la misma situación y salieron adelante gracias a los préstamos rápidos que les dieron el apoyo, no sólo de manera inmediata, sino que también les dieron la opción de pedir cantidades mínimas que un banco no otorgaba o sin tener que acudir a familiares y amigos.

Establecé tu cantidad disponible

Lo primero a tener en cuenta es la cantidad de dinero que tenemos disponible y en esto tenemos que establecer una respuesta de dos vías: 1) Nuestra capacidad de ahorro. 2) El dinero que pedimos prestado. El punto 1) es lo que nos indicará cuánto dinero pedimos, o cuánto nos conviene solicitar. Jamás debemos ahogarnos en deudas que después no podamos pagar. En el caso de los préstamos rápidos como el de Vivus, el riesgo se reduce porque el plazo y las comisiones son claras. Además el crédito es a pequeña escala, lo cual hace que los préstamos pedidos de manera consciente sean fáciles de pagar.

De todos modos, cada persona es responsable frente a sus finanzas personales y por eso se debe prestar especial atención a la capacidad de ahorro, es decir a la cantidad de plata que se puede reunir a futuro con base en lo que se planifica. Eso se calcula por, entre otras cosas, el dinero ya ahorrado, los ingresos fijos y las expectativas del negocio en la economía del país.

El punto 2) se relaciona estrechamente con el anterior. Sí o sí debemos calcular el monto necesario para llevar a cabo la inversión, que nunca deberá ser mayor a la capacidad de ahorro. O sea que si pedimos un préstamo más elevado del que deberíamos, lo más probable es que terminemos dilapidando toda la ganancia que el eventual negocio nos podría dar. Teniendo en cuenta el monto es mucho más fácil saber en qué invertir el préstamo rápido. Por ejemplo, la plata que hace falta para dar el depósito del departamento que queremos alquilar. Por eso, veamos brevemente algunas inversiones más o menos seguras para el pequeño inversor.

Plazo fijo

Como en muchos países, invertir en plazo fijo en Argentina tiene sus riesgos y sus ventajas. No obstante, por algo es una de las formas más usadas a la hora de utilizar el dinero en efectivo sobrante. En Argentina, con tasas de interés altísimas, incluso conviene recurrir a un microcrédito para elevar nuestra ganancia y, con el tiempo obtener grandes ventajas. Por otro lado, sacar un plazo fijo es casi tan sencillo como sacar un microcrédito: sólo se necesita DNI y una cuenta en un banco. Y como si fuera poco, la rentabilidad que nos da un plazo fijo no tiene sorpresas, simplemente cobramos a fin de mes lo que nos prometieron. Es ideal para pequeños ahorristas por su bajo nivel de riesgo, inusual en otras inversiones.

Abrir un local

Claro que abrir un local no es fácil, pero es mucho más sencillo si recurrimos a la ayuda de un préstamo rápido y fácil. Necesitamos entusiasmo, ganas, ideas, pero también paciencia para los trámites burocráticos. Como ya dijimos, lo más importante es planificar. Hay que definir nuestro target, elegir el producto o servicio, conocer a los competidores, etcétera. Todo esto es mucho más sencillo si nos inclinamos por un negocio online, opción nada desdeñable y hasta recomendable ya que nos ahorramos disgustos y unos cuantos pesos.

Si de todas formas nos inclinamos por un local, por así decirlo, en la calle más transitada de la zona entonces hay que calcular gastos de alquiler, impuestos e inversiones varias. Sea cual fuese la opción por la que nos inclinemos, la clave está en no darse por vencido y saber que existe un puñado de opciones que nos pueden ayudar, siendo los préstamos rápidos la opción fundamental si nos falta poco para llevar a cabo una inversión rentable.

Además, cuando se está iniciando un negocio y se desconocen algunas cosas, es muy recurrente que surjan imprevistos, y no lo harán por falta de preparación, sino porque es algo natural. No debes estresarte. Si has pensado bien cada paso, puedes recurrir a instituciones como Vivus.com.ar donde te otorgamos préstamos rápidos online de manera fácil para que puedas superar esos obstáculos y continuar.

07/06/2016