Diferencias entre préstamos a corto plazo y tarjetas

Cuando se trata de financiar nuestras necesidades de plata existen diferencias entre tarjetas de crédito y préstamos a corto plazo. En el día de hoy vamos a analizar las diferencias.

Requisitos

En primer lugar, cabe destacar la menor cantidad de requisitos que tienen los préstamos a corto plazo, también conocidos como préstamos a sola firma o préstamos en efectivo, al momento de solicitarlos. La mayoría de estos solamente requieren nuestro número de DNI y una cuenta a tu nombre.

Algunos préstamos se pueden tramitar enteramente por Internet, lo que los hace muy prácticos. En caso de dudas siempre es posible contactar con un representante de la empresa telefónicamente o por e-mail. En cambio, si quisiéramos solicitar una tarjeta de crédito, los requisitos serían mucho mayores. Habría que llevar también los recibos de sueldo y esta sólo nos sería otorgada en caso de tener un muy buen nivel crediticio.

Tiempo de acreditación

Otra gran diferencia es el tiempo de otorgamiento y acreditación del dinero. Mientras que el préstamo a corto plazo será acreditado al siguiente día hábil, la tarjeta de crédito tiene en primer lugar un tiempo de procesamiento y emisión (aproximadamente 15 días) y luego el envío por correo lo cual implicará, en el mejor de los casos, una semana más de espera, lo que no te permite usarlo en el momento en que más lo necesitas.

Monto

La más importante de todas las diferencias es el monto de crédito al que podemos acceder. Las tarjetas de crédito, excepto que uno tenga muy altos ingresos, no nos van a dar más de 1,5 veces el monto de nuestras entradas. O sea, si tenemos ingresos por $6000, las tarjetas de crédito –y siempre en caso de poder obtenerlas–, nos darían un límite de crédito por $9000. Y para los jubilados, los que acceden a la mínima de $4958, no conseguirían que las tarjetas les dieran más de $7500 de límite.

Si bien en los préstamos a corto plazo se puede accederse a un monto de préstamo menor que al ofrecido por una tarjeta de crédito, por ejemplo $5000, lo cierto es que sólo podremos acceder a esos montos si nos encontramos dentro del sistema bancario.

Plata en la mano

Si nuestra necesidad es de efectivo, nos inclinaremos definitivamente por los préstamos a corto plazo, que nos darán el efectivo en mano o depositado en una cuenta bancaria, al siguiente día hábil de la solicitud. En cambio, los “adelantos en efectivo” de las tarjetas de crédito sólo nos brindarán la quinta parte del límite de crédito que nos hayan concedido en dinero. Así, si conseguimos un límite de crédito de $7500 (el caso del jubilado que cobra la mínima), sólo podremos acceder a un adelanto en efectivo de $1500.

En conclusión, si nuestra necesidad es de efectivo en mano, nos va a convenir inclinarnos por solicitar un préstamo a corto plazo en VIVUS. Esperamos que el artículo de hoy te haya sido de ayuda, recordá que en Vivus te ofrecemos el préstamo a corto plazo que necesitás, y si este es tu primer préstamo tenés 0% de interés. Para mayor información o pregunta no dudes en contactarnos.

08/09/2016