Préstamos rápidos versus Préstamos tradicionales

Es natural que la gente compare. Lo hacemos todo el tiempo y las razones para hacerlo son bien simples; establecer diferencias y saber qué nos conviene más, en especial si nos referimos al dinero o la falta de dinero. En ese caso, ¿qué es mejor? el préstamo tradicional o el préstamo rápido.

Es una pregunta que sin dudas debemos hacernos antes de solicitar un préstamo. En este artículo te vamos a ayudar con algunas de las diferencias más importantes entre uno y otro. Vas a ver que los préstamos rápidos de Vivus tienen muchas ventajas sobre los préstamos tradicionales.

-Los préstamos rápidos están de moda

Hasta no hace mucho tiempo, la única manera de conseguir un préstamo era a través de un banco. Si teníamos suerte, el crédito se nos concedía una vez que presentábamos todo el papelerío. En cambio, ahora tenemos otra opción. Gracias a internet, los trámites van camino a desaparecer y con los préstamos tradicionales pasa lo mismo. Los préstamos rápidos tienen todo lo bueno de los créditos bancarios, pero ofrecen un servicio mucho más cómodo y que se adapta a los tiempos actuales. No hace falta perder tiempo y el préstamo se concede de forma inmediata.

-Montos pequeños

A diferencia de los préstamos tradicionales, los préstamos rápidos están destinados a facilitar montos reducidos de dinero. En Vivus, por ejemplo, podés pedir desde 1.000 hasta 8.000 pesos. En cambio, los préstamos tradicionales suelen cubrir un monto más elevado, lo cual puede traer problemas a la hora de cancelar el crédito. Los préstamos rápidos van al meollo del asunto, dinero para cosas puntuales que se devuelve en un solo pago.

-Más accesibles

Acá llegamos a uno de los puntos clave. Los préstamos rápidos tienen la gran ventaja de ser mucho más accesibles. Sólo tenés que llenar algunos datos personales y listo. No vas a perder tiempo porque si ni te van a volver loco con datos y más datos. Por otro lado, los préstamos tradicionales exigen demasiados requisitos, lo que termina desalentando a muchas personas que realmente necesitan el dinero.

-Aprobación inmediata

Con los préstamos rápidos de Vivus, en apenas 24 horas o menos vas a tener el dinero disponible para utilizarlo como desees. Sí, leíste bien, tan solo un día desde que hacés el pedido. En cambio, los préstamos tradicionales demoran más días en ser aprobados y entregados al solicitante, y solamente en el caso en que el trámite se haya realizado correctamente porque si no, vas a tener que regresar al banco o entidad financiera para completar de nuevo la documentación.

-Ayuda online

Si algo caracteriza a los préstamos rápidos es su dinamismo y la aplicación de todas las herramientas de internet disponibles. En Vivus tenés soporte inmediato y online, lo que hace que el proceso sea mucho más ágil. No hace falta ni moverse para ir al banco, como pasa con los créditos tradicionales.

-Fecha de vencimiento

En los bancos tradicionales nos suelen dar largos plazos para devolver el dinero. ¿Eso es bueno o malo? Depende. En general, acumular deudas y patear para adelante no es lo más conveniente, en especial si el gasto es pequeño. Con los préstamos rápidos, el dinero lo devolvés rápidamente y en un solo pago y a otra cosa, en Vivus también podés pedir una prórroga si no llegás a juntar el dinero cuando se cumple la fecha de pago.

-Intereses claros

Otra gran ventaja de los préstamos rápidos se relaciona con la tasa de interés. En Vivus, vas a conocer de antemano cuáles son los tipos de interés existentes. Esto no ocurre con los préstamos tradicionales, cuyo interés depende de varios factores, tales como la solvencia y la situación laboral del solicitante.

Si te convenciste de que solicitar un préstamo rápido es la opción para vos, no lo dudes y visitá VIVUS.

30/09/2016