Autónomos: consideraciones básicas

Entendiendo a los autónomos como las personas que trabajan por su cuenta y riesgo, veremos en detalle el panorama inicial que deben enfrentar estos trabajadores. ¿Cuáles son las opciones de financiamiento para lograr que su proyecto de trabajo independiente se haga realidad? ¿Cómo evaluar las posibilidades reales de pago de estas alternativas financieras a su disposición?

¿Qué tenés que considerar para convertirte en autónomo?

Si vas a registrarte como autónomo en Argentina es pertinente que revises los trámites para lograrlo.

  • En primer lugar hay que evaluar si poseés o no CUIT (Clave Única de Identificación)

Si tenés CUIT, inscribite utilizando la Clave Fiscal habilitada para el servicio Sistema Registral. Una vez allí, vas a la opción “Empadronamiento / Categorización de Autónomos”. Luego de ingresar los datos “el sistema te dará una constancia de presentación” (formulario 940) y la credencial para el pago (F.1101) que contendrá el Código de Registro Autónomo (CRA) correspondiente a la categoría de prevista autodeclarada”.

Si no poseés CUIT, según la norma de la RG 10/1997, debés presentar “el formulario de Declaración Jurada 460/F en la Dependencia que te corresponda de acuerdo a tu domicilio”.

  • Posteriormente revisá la categoría de autónomos en la que te corresponde inscribir la actividad que realizarás.

Si deseás conocer más acerca de los pasos a seguir visitá la web de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en su sección de autónomos.

Dónde invertir tu tiempo y dinero como autónomo

Los negocios rentables son aquellos que se organizan de manera eficiente y en los cuales contás con un esquema de trabajo que facilitan su estabilidad en el tiempo. Para conseguir los fondos necesarios y comenzar la operación podés optar, por ejemplo, con microcréditos como los que ofrece Vivus que te darán la posibilidad de tener un pequeño capital inicial para costear gastos básicos.

Algunos de esos gastos básicos que debemos contemplar son, por ejemplo, el pago de impuestos y Seguridad Social que debe afrontar el autónomo.

Los autónomos deben inscribirse en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y en Ganancias. Deben además presentar declaraciones juradas mensuales o anuales y liquidar los impuestos, para los que necesitan mayor cantidad de documentos y un profesional que los asesore en estos requerimientos.

Un autónomo que se inscribe en el régimen general de IVA si logra trasladar el impuesto a los clientes, podría considerarse un tributo neutro. Sin embargo, en muchas ocasiones no sucede así adquiriendo de esta forma “un costo financiero”.

Los aportes a la Seguridad Social como autónomo, corresponderán a la categoría en la que esté inscripta tu actividad. El importe a cancelar se ajusta dos veces al año (de acuerdo a la movilidad de las jubilaciones).

Lo más importante para comenzar a trabajar por tu cuenta es creer en tus habilidades y destrezas, en lo que te gustaría desarrollarte y prepararte para hacerlo de la mejor manera posible.

Si no tenés los recursos necesarios, buscá opciones como los créditos para emprendedores que pueden representar una alternativa económica para fortalecer y hacer crecer tu negocio.

Los requisitos son sencillos y variados. Esta herramienta puede ayudarte para conseguir las mejores soluciones que le ofrezcan la estabilidad económica a tu negocio.

02/10/2018