Cambio de carrera

Muchas personas llegan a Vivus buscando información sobre cuestiones relacionadas a trámites, por ejemplo desean enterarse cómo pueden sacar préstamos sin recibo de sueldo, pero en Vivus no solo te traemos información práctica para el día a día, sino que también intentamos ayudarte a tomar decisiones que pueden ser muy difíciles como puede ser cambiar de carrera.

El momento en el que elegimos nuestras carreras no es fácil, lo hacemos en relación a distintos factores. En algunos casos, hay personas que quieren seguir los pasos de sus padres, o de otras personas a las que admiran. De más está decir que la vida es impredecible, y cada una de las personas tiene el derecho a cambiar de opinión, por esto puede que años después de haber establecido tu vida laboral te vengan dudas y te arrepientas y quieras cambiar de rumbo.

Esta es sin duda una decisión muy difícil. Agravada por el hecho de que la sociedad hace que esta decisión despierte ciertos remordimientos al respecto, y con ellos inseguridades. Pero la realidad es que no hay que tener miedo a tomar esta decisión, si realmente se siente que es la correcta. Se pueden superar estos remordimientos, todo es cuestión de aprendizaje y conocimiento personal.

El momento de elegir una carrera

En la primera adultez o incluso en la adolescencia se nos dice que debemos tomar un camino laboral, lo cual en muchos casos es relativamente pronto. Tanto nuestro estilo de trabajo, como nuestras capacidades comunicativas no están del todo desarrollados.

Cuando somos jóvenes soñamos con alcanzar grandes cosas, a veces estas cosas pueden ser muy poco realistas, pero esto es completamente normal. Cuando somos jóvenes estamos muy presionados por las expectativas de nuestros padres y el resto de la familia. Hay ciertas ideas de cuáles son las carreras aprobadas por la familia y la sociedad y cuáles no lo son, porque según la sociedad, éstas últimas no tienen salida laboral.

Cuando vamos creciendo, cada vez somos más capaces de conocernos a nosotros mismos y así ver que hay ciertos aspectos de un trabajo que son más importantes que otros para nosotros. Esto es muy personal y depende de cada uno, para algunas personas es muy importante trabajar rodeados de buenas personas, tener el sentimiento de que están marcando la diferencia con su trabajo, no tener que lidiar con mucha burocracia, o simplemente tener la posibilidad de contar con un puesto de trabajo flexible. Cada persona es distinta y por eso tiene diferentes propias prioridades.

Cómo empezar el cambio de carrera

Si llevas un tiempo sintiendo que no eres feliz en tu trabajo, que haciendo un balance las partes buenas del trabajo no compensan las malas, es importante que seas sincero con vos mismo y tomes una decisión al respecto.

Esa decisión tiene que ver con lo que vos esperas conseguir en tu vida y nada tiene que ver con lo que la sociedad espera de vos. Es importante que tengas este punto en claro. Lo fundamental para lidiar con estos remordimientos es que no importa lo que la sociedad espere de vos, lo importante es que vos estés feliz con tu trabajo, ya que es algo que hacés todos los días.

Un cambio de carrera no es para nada fácil, tenés que contar con una estabilidad financiera si te proponés dar el paso, o al menos un plan para poder llevarlo a cabo. Lo más importante es que a la hora de dar este paso estés decidido al cien por cien, el resto se irá acomodando solo. Para empezar, podés navegar en páginas para buscar empleo y enterarte de cuáles son los empleos con más demanda en el mercado en este momento.

Hay muchas razones por las cuales una persona puede sentir la necesidad de cambiar de carrera.

- Descubrir una industria naciente

Da igual si tenés 30 o 60 años, hoy en día hay muchas carreras que no existían cuando estabas en la universidad y tuviste que decidir qué carrera seguir. Si hay una nueva industria que ahora te llama mucho más la atención, entonces quizás sea el momento de dar el salto a esa industria nueva que te empezó a interesar.

Una carrera en un sector naciente te va a dar la oportunidad de crecer rápidamente, aprender muchas nuevas habilidades y hasta reavivar la pasión que habías perdido por tu trabajo.

- Ya llegaste al techo

Otra posibilidad es que ya hayas llegado al punto más alto de tu carrera actual. En muchos casos, lo que ayuda es cambiar de empresa, pero en otras ocasiones se necesita dar una vuelta de 180 grados.

- Necesitas ganar más dinero

Puede ocurrir que la carrera que creíste desear no es capaz de mantenerte. Es posible que, con el tiempo, llegues a tener mayores ingresos, pero si tenés urgencia de generar más capital (por diversos motivos, ya sea situaciones familiares o de salud), entonces sí necesitas hacer un cambio.

Nosotros creemos que el dinero no compra la felicidad, pero es una parte importante de vivir una vida tranquila. Es una realidad que hay carreras que simplemente pagan más que otras.

- Sentís que tus talentos no encajan con tu campo

¿En tu industria hay cada vez más tecnología, pero te resulta complicado seguir las nuevas tendencias digitales? ¿Sos un trabajador que desea ser capaz de poner sus propias reglas? Si tus capacidades no van de acuerdo con el sector en el que trabajas, es momento de evolucionar a otro sector.

- Ya no encontrás desafíos

Si tu trabajo actual ya no te divierte ni estimula, entonces puede ser el momento adecuado de renovar tu vida. Muchas personas pasan años enteros de sus vidas en un trabajo que no los motiva simplemente porque no se animan a hacer un cambio verdadero. No pongas 40 horas a la semana en algo que no te satisface...

- Te “quemaste”

A muchas personas les pasa que sienten que ya dieron todo lo que tenían que dar en su carrera actual y sienten que ya no hay nada más que ofrecer. El síndrome del burn out es muy común, si llegaste a eso, es posible que necesites cambiar de dirección.

20/05/2019