¿Cómo hacerse monotributista?

Al momento de comenzar una actividad independiente una de las primeras decisiones que debés tomar es la de ser autónomo o monotributista. Los monotributista y los autónomos son regímenes distintos, pero no conceptos totalmente opuestos.

Ser autónomo, entre otras consideraciones, se refiere a abonar los aportes jubilatorios; el monotributo es un Régimen Especial o Simplificado que se trata del aporte de un solo tributo que incluye obra social (Prestación Médica Básica) y los aportes jubilatorios. La suma que se paga es fija por mes dependiendo de la categoría.

De esta forma tenés estas dos opciones:

  • Régimen Simplificado (o monotributo)
  • Régimen General (o autónomo)

El monotributo está dirigido exclusivamente a pequeños contribuyentes que al superar una cantidad determinada de facturación deberán pasarse al Régimen General.

Es un régimen menos costoso que incluye la obra social; sin embargo, la jubilación final seguramente será menor.

Una de las preguntas más frecuentes es ¿para qué sirve ser monotributista? (no-follow link) La respuesta obedece precisamente al carácter de pequeño contribuyente de este régimen, que simplifica en sí mismo tus obligaciones impositivas (Ganancias e IVA) y de seguridad social (jubilación y obra social).

¿Cómo inscribirse como monotributista?

  1. Debe contarse con una Clave Fiscal habilitada (nivel de seguridad 2), y además tener un número de CUIT.
  2. Con tus datos en mano ingresá a la página web de la AFIP e inscribite a través de una “transferencia electrónica de datos del formulario F. 184 (Nuevo Modelo)”.
  3. Entrá al Sistema Registral, seleccioná "Registro Tributario/Monotributo/Adhesión". Luego ingresá los datos solicitados y recibirás una constancia de la transacción y credencial para realizar su pago.

Registro como monotributista

Pasos a seguir:

  1. En primer lugar debés ser considerado "pequeño contribuyente".
  2. Suelen ser personas físicas o pequeñas sociedades que realicen actividades de venta de cosas muebles, locaciones y/o prestaciones de servicios con ingresos brutos iguales o inferiores a $200.000 anuales ($300.000 en el caso de cosas muebles).
  3. NO se aplica en caso de ingresos provenientes de trabajos efectuados bajo relación de dependencia, cargos públicos, prestaciones e inversiones financieras, jubilaciones, pensiones y retiros, ingresos generados por participar en sociedades no comprendidas o no adheridas al monotributo, entre otras actividades.

Categorías de monotributo

En este enlace puedes consultar las categorías (no follow link) en las que se ubican los monotributistas en el régimen actual.

En cuanto a la superficie afectada considerada en la categoría, en el parámetro que allí aparece no se toma en cuenta en ciudades de menos de 40.000 habitantes (salvo algunas excepciones).

Sobre el consumo eléctrico también requerido para ubicarte en la categoría, se refiere al total de todas las facturas de luz con fecha de vencimiento en los últimos 12 meses (sumá la energía eléctrica consumida en cada unidad, si es que tenés varias).

Inversión por cuenta propia

Sin duda registrarte como autónomo o monotributista significa no continuar con la relación de dependencia en el ámbito laboral y explorar nuevos caminos.

En Vivus consideramos esas opciones y ponemos a disposición facilidades de préstamos rápidos para autónomos o préstamos rápidos para monotributistas, quienes ahora tienen alternativas más sencillas para acceder al capital necesario que les permita resolver eventualidades propias de la actividad que finalmente escojan para trabajar por su cuenta. Una pasión que podrán hacer realidad sin contratiempos, sin mucho papeleo ni requisitos engorrosos.

28/06/2018