¿Cómo controlar el estrés laboral?

Lamentablemente, cada vez son más los argentinos que padecen de estrés laboral, ya sea debido a la gran carga de trabajo que tienen que realizar o las responsabilidades a las que deben responder.

Trabajar de lunes a viernes, de 9 a 18 horas, quedó en el pasado. La tecnología tiene sus ventajas que nos permite estar hiperconectados, pero por otro lado, también afecta la manera en que nos relacionamos con el trabajo. La forma de trabajo cambió considerablemente en los últimos 20 años, y se pronostica que siga en una constante actualización debido a la tecnología.

Para poder detectar los síntomas del estrés laboral, será necesario inicialmente saber que hay dos tipos de síntomas. Por un lado, encontramos aquellos síntomas asociados a reacciones emocionales, y por otro, aquellos asociados a reacciones físicas.

Síntomas emocionales de estrés laboral

El estrés laboral puede alterar de modo significativo nuestra emociones y nuestra relación con el entorno, pudiendo modificar nuestro estado de ánimo y alterar nuestro comportamiento.

Algunas de estas reacciones, como el mal humor o la irritabilidad, son fácilmente perceptibles por las personas que nos rodean a diario. Sin embargo, hay otras reacciones como es el caso de la depresión, que son más difíciles de percibir por los demás.

A grandes rasgos, el estrés laboral puede originar uno o varios de los siguientes síntomas emocionales:

  • Ansiedad
  • Mal Humor
  • Irritabilidad
  • Miedo o temor
  • Inseguridad
  • Dificultades para concentrarse
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Bajo estado de ánimo
  • Depresión

Síntomas físicos de estrés laboral

El estrés laboral también puede originar una serie de reacciones en nuestro cuerpo, alterándolo de manera general. Entre los síntomas físicos más frecuentes podemos encontrar los siguientes:

  • Problemas intestinales y/o estomacales
  • Sudoración excesiva
  • Hiperventilación
  • Dolor de cabeza
  • Mareos y náuseas
  • Temblores
  • Taquicardia
  • Tensión muscular y contracturas

Además de los síntomas detallados anteriormente, uno de los síntomas más famosos y preocupantes que padecen las personas con estrés laboral es el insomnio. El conocido insomnio es caracterizado por la dificultad para conciliar el sueño, acompañada generalmente por un incesante ir y venir de pensamientos negativos, preocupaciones y temores durante todo el día y que continúan durante las horas de sueño.

El insomnio no hace más que agravar el problema del estrés laboral, ya que la función reparadora que el sueño tiene sobre nuestro cerebro se realiza de modo deficiente, haciendo que el sujeto se despierte cansado y de mal humor.

Es recomendable darle la importancia que merece al problema y estar atentos a todos los síntomas detallados anteriormente. Por lo general, suelen parecer algo sin importancia, pero si se prolongan en el tiempo pueden terminar teniendo consecuencias más graves en nuestra salud.

Si detectás alguno de los síntomas, te recomendamos tomar medidas cuanto antes y si es necesario, consultar con un profesional que pueda ayudarte a salir de esta situación.

estres-laboral-2

Factores que pueden provocar estrés laboral

Algunos los mencionamos antes, pero es importante que conozcas en detalle cuáles son las causas que pueden ocasionarte estrés laboral para poder tomar medidas al respecto. Los factores más conocidos que pueden derivar en estrés laboral son:

  • El volumen y el ritmo de trabajo. Hay momentos en que los empleados se ven sometidos a una excesiva carga de trabajo, debido a una mala planificación por parte de los empleadores. Los plazos ajustados y la obligación de terminar tareas a contrarreloj elevan los niveles de cortisol en el trabajador, siendo la hormona causante del estrés. De esta forma, puede aumentar tu ansiedad, cambiando tu humor, aumentando tu irritabilidad y disminuyendo tu capacidad para resolver los problemas y ejecutar las tareas previstas de una manera eficiente.

  • Tareas aburridas o monótonas. Por otro lado, la causa del estrés laboral puede ser debido a la falta de estímulos y la monotonía en el puesto. Trabajos excesivamente repetitivos y que no varían en el tiempo, pueden producir en el trabajador una sensación de vacío y de rechazo ante la obligación de repetir día tras día la misma tarea.

  • Empleo inestable. El miedo a perder el puesto de trabajo es otra de las causas más famosas de aumentar el estrés laboral. Este temor puede hacer que el empleado se encuentre en un continuo estado de estrés. Además, en muchas ocasiones, esta situación se combina con una inadecuada remuneración, a lo que se suma el temor de pedir un aumento de sueldo.

  • Elevado nivel de responsabilidad. La posibilidad de que un pequeño error tenga graves consecuencias es otra de las causas de estrés laboral. Un controlador de tráfico aéreo o un cirujano en plena operación son buenos ejemplos que ilustran esta situación.

Sin embargo, hay otras profesionales que pueden verse muy presionados, por ejemplo, ingenieros civiles o arquitectos cuyo mal cálculo pueda ocasionar el derrumbe de un edificio, o la pérdida de millones, en el caso de un economista. En este tipo de profesiones, el trabajador se ve obligado a mantener concentración absoluta durante un largo periodo de tiempo, lo que aumenta el estrés laboral si esta situación es sostenida en el tiempo de forma indeterminada.

  • Falta de apoyo de tus superiores o colegas. En ocasiones, el estrés laboral puede estar causado por la falta de apoyo que el empleado recibe, tanto por parte de sus subordinados, como de sus superiores e incluso de sus propios compañeros. También tiene que incluirse aquellos empleados que reciben escasas o casi nulas directrices sobre una determinada tarea que le han encargado realizar.

Cambios de hábito

Tomá en cuenta toda la información que detallamos acá para buscar un cambio en tu rutina diaria y controlar el estrés laboral de la siguiente forma:

  1. Haciendo deporte.
  2. Buscar un momento de descanso desconectando del trabajo.
  3. Durmiendo las horas necesarias, entre 7 y 8 horas por día.
  4. Dejando el cigarrillo y la bebida alcohólica, te ayudará a aumentar el nivel de oxígeno en sangre y disminuir el estrés laboral.
  5. Comiendo sano, o teniendo una dieta equilabrada. Date el momento necesario para comer todo tipo de alimentos, sobre todo frutas y verduras, evitando los alimentos superprocesados y frituras.

Los cambios de hábito, el cuidado de tu propio cuerpo y mente mejorará definitivamente tu condición, reduciendo el nivel de estrés laboral.

10/09/2018