Débito y crédito: cuándo conviene uno o el otro

Cuando se habla de débito y crédito se hace referencia a dos conceptos diferentes, que están relacionados con la economía y el movimiento de dinero.

Conocer con exactitud el significado de débito y crédito es muy importante si deseas cuidar de la mejor manera posible tus finanzas.

En este artículo te contaremos qué es débito y qué es crédito, y cuándo te conviene uno o el otro.

¿Qué es débito?

Cuando nos referimos a débito estamos hablando del dinero que tiene el cliente en su poder y que está disponible en una cuenta corriente bancaria.

En contabilidad la palabra débito hace referencia a “deuda”, es decir, es una anotación numérica que se registra en el debe (lado izquierdo del “libro diario”) y que representa los derechos o bienes que posee una persona o una entidad.

Esta deuda puede acrecentar el saldo de un pasivo o bien implicar un decremento del saldo de un activo.

¿Qué es crédito?

Para dar una definición de crédito podemos decir que es una operación financiera en la cual un acreedor le presta al deudor una determinada cantidad de dinero.

Comprometiéndose, el deudor, a devolverla en un periodo de tiempo definido, según las condiciones que hayan sido establecidas, de común acuerdo entre el acreedor y el deudor, más los costos, intereses, seguros asociados y otros gastos estipulados.

El crédito puede ser otorgado a una persona o a una entidad, y puede ser devuelto en un solo pago o de manera gradual, mediante el pago de cuotas.

El acreedor o prestador recibirá normalmente un interés que lo compense por el tiempo que no podrá disponer de ese dinero que ha prestado, ya que no podrá usarlo para otros fines.

El término crédito proviene del latín “credititus” y su significado es algo así como “tener confianza” o “cosa confiada”.

De esta manera al hablar de crédito nos referimos al derecho que tiene un acreedor de recibir de un deudor una cierta cantidad de dinero.

Asimismo, de acuerdo con algunos economistas el crédito actúa en el tiempo y no en el espacio, por lo cual se trataría de un cambio de riqueza presente en una riqueza futura.

¿Por qué es importante conocer estos conceptos?

Cuando hablamos de débito y crédito es importante saber también qué es financiamiento y cuáles son sus implicaciones, ya que son conceptos relacionados.

De este modo cuando una persona conoce y tiene acceso a un crédito puede, si lo utiliza bien, mejorar su vida diaria.

De hecho, es muy probable que tú mismo (a) ya estés utilizando algún tipo de crédito, ya sea por medio de un préstamo o simplemente con una tarjeta.

Aprender a utilizar el crédito a tu favor significa contar con una herramienta muy útil y beneficiosa.

Pero tienes que tener en cuenta que debes considerar y tener presente algunos aspectos importantes para que esta herramienta financiera no se vuelva un problema.

Ya que si lo utilizas mal puede ser un gran enemigo, convirtiéndose por el contrario en un problema si no dispones de un plan de gastos apropiado y en concordancia con tu realidad, y no mantienes un comportamiento adecuado para conservar saludables tus finanzas.

El crédito debe ser realmente un beneficio, ya que en las condiciones adecuadas será una gran ayuda para sortear, afrontar y superar momentos difíciles o imprevistos.

¿Cuándo es recomendable utilizar o solicitar un crédito?

Pedir un crédito puede ser una buena opción en ciertos casos puntuales donde acceder y/o adquirir determinados bienes o servicios podría llevar meses o años.

Hoy en día el crédito se ha transformado en una herramienta clave de desarrollo económico y social.

A continuación, te contamos en qué situaciones te aconsejamos que pidas un crédito:

  • Cuando deseas comprar un departamento o una casa.
  • Si quieres cambiar tu actual automóvil o adquirir uno nuevo.
  • Cuando necesites comprar electrodomésticos costosos como heladeras, lavarropas o cocinas.
  • Para remodelar o refaccionar tu departamento o casa.
  • Si quieres emprender un negocio y necesitas el capital inicial para ponerlo en marcha.
  • Cuando te surja una urgencia, imprevisto o emergencia familiar como un accidente, una enfermedad o una crisis familiar.
  • Al ver una oferta u oportunidad “única” y no cuentes con el efectivo para aprovecharla.

Básicamente solicitar un crédito es aconsejable cuando necesites un bien o servicio “grande” que lo comenzarás a usar mientras difieres el pago.

debito-y-credito-2

Photo by mostafa meraji on Unsplash

¿Cuándo NO es recomendable utilizar o solicitar un crédito?

Por otro lado, te contamos algunos casos en los que no te aconsejamos pedir un crédito:

  • Para pagar cuentas y gastos fijos como la tarifa de la luz, del agua, del teléfono y/o de la energía eléctrica.
  • Si deseas comprar vestimenta, ropa, calzados o artículos deportivos.
  • Para comprar alimentos y otros víveres y suministros para el hogar.
  • Cuando vas al cine, a un restaurante o a un bar.

En líneas generales no es recomendable solicitar un crédito cuando por su comodidad y facilidad de uso, se gaste más de lo que permite la capacidad de endeudamiento, o bien si el compromiso de pago contraído impide o compromete otros pagos más esenciales.

Tampoco es un buen “hábito” caer en la necesidad o tentación de “vivir del crédito”, solicitando uno para poder pagar otro, y así de forma reiterada.

Conclusiones

Podemos decir que débito y crédito son dos poderosas herramientas que pueden serte de mucha utilidad si las utilizas bien, pero pueden ser también un poderoso enemigo si son mal empleadas.

28/10/2019