Efectos del coronavirus en la cesta de la compra

La crisis mundial, causada por la pandemia de COVID-19, ha hecho temblar los propios cimientos de nuestra sociedad. Y la economía mundial no ha sido ajena a esta nueva realidad.

Los hábitos y comportamientos de los consumidores se han modificado, según algunos, para bien. Y es que hoy en día nos estamos acostumbrando a comprar solo aquello que realmente necesitamos, en parte por las dificultades para salir de nuestros hogares, pero también porque la mayoría de los argentinos hemos visto reducidos nuestros ingresos.

Lo cierto es que los analistas económicos vaticinan que una vez terminada esta crisis muchos de nuestros nuevos hábitos de consumo se mantendrán, dando como resultado un consumidor más responsable y menos impulsivo. Aunque se espera que ciertos rubros, como el alimenticio, retomen una tendencia de crecimiento el próximo año.

En este artículo queremos contarte los efectos del coronavirus en la cesta de la compra de los argentinos, y qué comportamientos se espera que se mantengan y cuáles no.

Una nueva normalidad, una nueva economía

En todas las ciudades del país se pueden ver negocios cerrados por doquier. Y es que son pocos los que han podido mantener sus negocios abiertos debido a las restricciones sanitarias impuestas por el gobierno nacional, que tienen como objetivo frenar la expansión del COVID-19.

La mayoría de nosotros hemos cambiado nuestros comportamientos de compra, y como consecuencia gastamos menos y en muchos casos en productos diferentes a los que comprábamos antes de la pandemia.

Algunos datos señalan que quienes más se han mantenido activos con relación a sus comportamientos de compra han sido los menores de 35 años. Sin embargo, incluso esta franja etaria ha eliminado casi por completo muchos gastos cotidianos que solían tener, como el café del medio día, el periódico antes de entrar al trabajo, ese “gustito” o “capricho” al pasar por alguna tienda, etc.

De las góndolas arrasadas a las compras “meditadas”

Días antes de que el gobierno impusiera la cuarentena obligatoria en el territorio argentino, los consumidores se abalanzaron a comprar en masa, temiendo un posible desabastecimiento.

Asimismo, muchos hicieron lo propio, pero a través de internet, aumentando notablemente las compras por este canal. Algo que se mantuvo y aumentó durante el transcurso de la cuarentena.

Hoy en día los principales comercios, supermercados en su mayoría, atienden bajo estrictos protocolos, implementando en sus sucursales medidas de prevención tales como la instalación de mamparas y geles desinfectantes en las líneas de caja, el control y las restricciones con relación al ingreso en sus locales, y la petición del uso de mascarillas o tapabocas a sus clientes.

efectos del coronavirus en la cesta de la compra - foto de anna shvets en pexels

Pero, ante esta situación ¿qué y cómo estamos comprando los argentinos?

A pesar de todo lo mencionado antes, ciertos productos han tenido un aumento en su demanda de hasta un 40% durante el confinamiento. Productos como los artículos de limpieza (tanto para el hogar como personal), productos para bebés, y ciertos productos alimenticios básicos y de primera necesidad, como el arroz, las conservas y las pastas, han visto incrementada su demanda.

E inclusive las bebidas alcohólicas como cervezas y vinos también han sido algunos de los productos que tuvieron un aumento en las ventas en estos meses de cuarentena.

Todo esto se ha manifestado tanto en las compras en supermercados físicos como en supermercados online. Aunque destaca la particularidad de que en general los productos más comprados en mercados físicos son aquellos productos frescos como verduras, pollo, frutas, carnes y pescado.

Mientras que en las compras online se suelen comprar más otros tipos de productos como leche, latas de conservas, bebidas, productos gourmet e internacionales, bebidas, entre otros.

¿Compras online o delivery?

Muchas personas ante la imposibilidad de salir de sus casas, y la dificultad de utilizar o acceder a los medios tecnológicos, como puede ser el caso de los adultos mayores, se han volcado al delivery. En este sentido los pedidos telefónicos se han disparado.

Otros han adoptado la modalidad de “take away” para permanecer el menor tiempo posible en los mercados y negocios, como es el caso de aquellos que compran comida en rotiserías, restaurantes o casas de comida rápida.

Se estima que las ventas por internet han crecido casi un 80% en estos meses que llevamos de cuarentena. Y en la mayoría de los casos se debe a un aumento de compras en supermercados online y webs de e-commerce.

efectos del coronavirus en la cesta de la compra - photo by paul felberbauer on unsplash

Agudizar el ingenio: Una forma de subsistir ante la crisis

Muchos comerciantes han puesto en acción diversas medidas y estrategias con el fin de conseguir la preferencia de los consumidores. Es así que algunos han comenzado a dar desde cupones de descuentos cada vez que se realiza una compra hasta servicios extras como delivery sin costo o acceso a promociones especiales.

Y es que los consumidores, se han vuelto cada vez más exigentes y selectivos al momento de llenar su cesta y decidir en qué gastar su dinero, y los pocos comercios abiertos deben esforzarse por conseguir su atención.

¿Cómo será el consumidor argentino tras la pandemia?

Las predicciones sobre el futuro comportamiento de los consumidores argentinos son las siguientes: por un lado, muchos ya habrán adoptado de modo permanente las compras online (al menos para ciertos tipos de productos).

Por otro lado, los productos que componen la cesta de compra serán principalmente los productos alimenticios y de primera necesidad. Mientras que otros gastos, que antes eran habituales, como las comidas afuera y los viajes, se verán disminuidos o restringidos.

Asimismo, es probable que muchos de nosotros demos un poco más de prioridad al ahorro y nos planteemos y preocupemos más por cómo ahorrar en el supermercado y en otros gastos cotidianos.

Este hábito del ahorro se ha empezado a forjar “a la fuerza”, pero que muchos manifiestan que desean mantenerlo incluso luego de terminada la cuarentena, fundamentalmente por haber podido reconocer la importancia del mismo ante una situación excepcional y de mucha incertidumbre como la que estamos viviendo.

Conclusiones

En definitiva, si bien en las últimas décadas se venía apreciando, debido al fenómeno de la globalización y la irrupción de internet, la presente crisis aceleró ese cambio en los hábitos de los consumidores como nunca antes había sucedido.

No hay duda que los encargados del marketing y del comercio, tanto de las grandes empresas como de las pequeñas, tendrán que comenzar a reinventar su manera de llegar a los consumidores, para incentivar la demanda de un público más consciente, racional y medido en sus gastos, y más atento a las ofertas de supermercados y a las mejores condiciones de compra posibles.

El coronavirus ha puesto al mundo de cabeza y nadie se ha visto excluido del impacto que ha tenido en todos los ámbitos de la vida. Una vez más deberemos readaptarnos para sobrevivir y salir más fortalecidos de esta situación.

16/08/2020