¿Cuál es la mejor manera de pagar tus deudas?

El comienzo del año es sinónimo de vacaciones, descanso, calor y un nuevo punto de partida para nuestra vida. Pero claro, para empezar algo hay que terminar otra cosa. Y el famoso “borrón y cuenta nueva” no es tan fácil como suena, más cuando se trata de pagar las deudas. Los siguientes pasos te ayudarán a organizarte y empezar el año con un alivio importante.

1- Conocer la capacidad de ahorro Mucha gente piensa que el ahorro es algo imposible, que es una especie de lujo para pocos, lo cual no es totalmente cierto. ¿No sabés cómo ahorrar? te proponemos el siguiente ejercicio: separá el 10% de tu ingreso mensual. Si tus ingresos son pocos, habrá que recortar gastos superfluos. Por ejemplo, tomar agua en lugar de gaseosa o dejar los cigarrillos. Si te ponés a pensar, hay muchos de estos gastos “no tan necesarios” que podés reducir. Con estos ahorros luego podrás pagar las deudas.

2- Hacer un listado de las deudas Pueden parecer innecesarias, pero las listas ayudan a que tengamos un mejor panorama de la situación y, principalmente, que sepamos con exactitud cuánto debemos y cómo podemos ir pagándolo.

3- Seleccionar las deudas más urgentes Al mirar el listado, vamos a ver que hay deudas más cuantiosas y urgentes que otras. El dinero que ahorramos debería ir destinado a ellas. Las otras deudas podemos ir pagándolas con el mínimo correspondiente. Cuando saldemos las más urgentes, pasamos a las siguientes. Recordemos que es un proceso que debe realizarse paso a paso, con mucha paciencia. Así que no nos desesperemos. Lo importante acá es la planificación. Acabar con las deudas no es suficiente. Una vez realizados todos los pagos es importante seguir para adelante.

Considerá:

• La importancia de seguir ahorrando Si lograste quedarte sin deudas, ¡felicitaciones! Pero no te dejes estar. Hay que seguir acumulando plata para no caer de nuevo en el pozo del endeudamiento.

• La importancia de invertir en un proyecto rentable Los pasos arriba mencionados son, sin dudas, perfectos para planificar un pago ordenado. Pero en la práctica hay un factor de suma importancia: la inversión. Gastar parte de tus ahorros o tomar deuda no es malo, siempre que lo hagas con un objetivo. Cuando no tenés el capital, pero sí una inversión en mente, es cuando podés pedir un préstamo. Por ejemplo, podés solicitarlo para comprar una cámara fotográfica y comenzar un trabajo de medio tiempo como fotógrafo para eventos. Los préstamos rápidos de Vivus son fáciles de solicitar, sólo te registrás, pedís el monto de dinero y listo. Ingresá en Vivus, pedí tu dinero y empezá el año de la mejor manera.

06/02/2017