Errores al comprar en el supermercado

Los 6 errores más comunes que cometés al comprar en el supermercado

Seguramente pensás que ya tenés dominado el arte del ahorro en los supermercados. A todos nos pasa. Creemos que no nos perdemos ninguna oferta, que tenemos todos los descuentos en mente y que comprar en gran cantidad nos hará ahorrar más.

De hecho, es probable que tengas tan dominado el arte de comprar que lo estés haciendo en piloto automático. Caminás por los pasillos en trance, agarrás productos por costumbre o comprás cosas que no necesitás sin darte cuenta si realmente ahorrás o cometés errores que no percibís.

Las anteriores son trampas comunes que, cuando se combinan, nos significan un gasto mayor. Por eso, Vivus te trae estos consejos para que no cometás errores ni gastes un peso de más en el súper.

1. Seleccionar el carrito

Los supermercados invierten en carritos o changüitos de compras enormes. ¿Por qué lo hacen? Para que cuando pongan ofertas especiales al comprar por cantidad, como paquetes de refresco o enormes cajas de cereales, los alimentos quepan en el carrito.

La idea es tentarte a tomar un carrito grande, porque está demostrado que así es probable que compres más. Por lo tanto lo mejor es agarrar carritos chicos para llenarlos solo con lo necesario.

2. Ir sin una lista

La lista de compras es fundamental. Nunca pero nunca vayas al super sin una lista. De otro modo vas a terminar comprando cosas que no necesitás. Te sorprenderías si supieras cuánta gente tira comida por comprar de más.

Otro problema es que, sin la lista, vas a olvidarte de comprar cosas. Es un hecho. Al final, vas a tener que volver a la tienda y perder tiempo y más plata.

3. Ir demasiado seguido

La tendencia es hacer cada vez menos compras de fin de semana o compras semanales y comprar de a puchitos en el super de la esquina (o en “el chino”).

Y no está mal. O no del todo. Si lo hacés bien, puede ser una gran manera de ahorrar. Sin embargo, si no lo planeás correctamente, el resultado puede ser catastrófico y vas a estar comprando más de lo que necesitás a precios mayores.

Por eso los expertos recomiendan ir lo menos posible al supermercado.

4. Ser atraído por grandes carteles

A veces esos grandes carteles con ofertas increíbles a precios insuperables son realmente convenientes. Pero no la mayoría de las veces.

No dejés que las ofertas especiales te tienten a comprar cosas que no necesitás, y no asumas que cualquier cosa con letras grandes en color rojo es una ganga.

5. No te dejes engañar por las etiquetas

Ese queso rallado a un precio increíble puede que no sea queso rallado. Mirá bien en lo que estás comprando, porque muchas veces más es menos.

Al final, vas a pagar mucho por productos de calidad inferior. Y eso no sirve.

6. Llevar el efectivo en la mano

Cuando vas al supermercado lo mejor es llevar la plata en la mano.

Seguramente te habrá pasado que cuando no tenés el efectivo suficiente, usás la tarjeta de crédito; esto en muchos casos puede ser malo. Está comprobado que si no podés ver el efectivo cuando realizas una transacción no “sentís” ni conocés exactamente la cantidad que estás gastando.

Sabemos que a veces la plata no alcanza y recurrir a la tarjeta de crédito parece ser una opción, sin embargo, los préstamos rápidos de Vivus también lo son y tienen la gran ventaja de que podés tener la plata que solicitás en la mano. Pedís lo que necesitás para hacer la compra del mes, vas al super una sola vez y ya está.

Además, pedir un préstamo rápido en Vivus es muy pero muy sencillo. No necesitás hacer trámites ni presentar ningún papel. Sólo llenás un formulario, esperás unos minutos y tenés la plata en tu cuenta.

Si aplicás estos consejos para ahorrar, Vivus es sin dudas una gran opción que, a la larga, te va a dar muchísimas ventajas.

05/07/2017