Consejos para controlar tus gastos diarios

Hay que agradecer a las nuevas tecnologías que nos ayudan a tener el control de nuestros gastos mensuales y nuestros gastos de todos los días, con consejos para controlar los gastos diarios o para invertir y sacar mayor rentabilidad a nuestros ahorros.

Cada vez es más sencillo llevar un control detallado de cuánto se gasta por día. Las aplicaciones que podemos descargar en nuestros celulares tienen muchas ventajas para controlar el flujo de dinero en tu economía personal. Lo importante es tener la fuerza de voluntad y ser organizado para poder alcanzar la meta que nos proponemos.

En este artículo te vamos a dar una serie de consejos para que puedas llevar una economía más ordenada y puedas controlar tus gastos. Aprender a ahorrar no es tan fácil como muchos piensan, requiere de mucho esfuerzo y fuerza de voluntad. Muchos creen que ahorrar significa salvar un poco de plata para poder alcanzar la meta de irnos de vacaciones apenas llegue enero, pero hay muchas otras personas que ven el ahorro como un compromiso a largo plazo, ya que lo consideran un ahorro para el futuro.

Posibles situaciones de ingreso de dinero

Cuando estás en una relación laboral de dependencia, lo más habitual es que tu sueldo sea fijo mes a mes, a excepción de aquellos que tienen su sueldo supeditado a comisiones.

También está el caso de los autónomos, quienes tienen un ingreso variable dependiendo de los trabajos que pudieron facturar durante el mes. En todos los casos, lo ideal es que primero lleves un registro minucioso del caudal de ingreso que tenés y, por otro lado, cuál es el nivel de gastos diarios que realizás.

El control de gastos diarios debe ser constante para poder tener resultados certeros a fin de mes, y poder proyectar a futuro cómo administrar tu dinero.

Lo primero que se recomienda es tomar nota de todos aquellos gastos que realizás de forma diaria. Contabilizá los gastos en transporte público, de nafta, de parquímetro, como los de comida en el supermercado y las salidas a restaurantes. No te olvides de los gastos del hogar, el pago de los servicios y el colegio de tus hijos. Podés separar los gastos entre fijos y variables.

Haciendo la lista, podrás tener un mejor control de tus gastos y así poder detectar cuáles podés reducir y hasta cuáles son totalmente innecesarios.

También es una excelente idea a la hora de ahorrar dinero la búsqueda de ofertas, cupones de promociones en los servicios y la compra de productos.

¿Cómo controlar mis gastos mensuales y del día a día?

  • Anotar todos tus gastos

¿Cuántas veces pagas cosas por día? ¿cuántas veces comprás algo porque pensas... "Oh, es sólo 50 pesos", y luego repetis el mismo proceso todos los días durante un mes? Tenes que tener en cuenta en dónde estás gastando tus centavos y anotá todo lo que gastas durante un mes; entonces vas a poder ver dónde reducir los costos en el futuro.

  • Eliminar los cafés para llevar

Comprate un buen frasco y hazte tu propio café. Comprar un frasco de café y hacerlo en casa te va a ahorrar muchísimo dinero por mes.

  • Andar en bicicleta o a pie hasta el trabajo

Esto puede ser un desafío para muchos. Muchos de ustedes probablemente tienen largos trayectos en tren o en auto, pero 10 km todavía se pueden hacer en bicicleta. Y si sos un poco perezoso, invertí en una bicicleta eléctrica para ayudarte a subir esas subidas por la mañana. Dejar el tren o el coche por una bicicleta es un gran ahorro de dinero; además, ¡te estás poniendo en forma al mismo tiempo!

  • Comprá en tiendas de segunda mano (al menos parte del tiempo)

Podés conseguir artículos de diseño por pocos pesos; podés encontrar ropa única que nunca encontrarías en las avenidas principales o en los shoppings. Lo mismo va para las cosas del hogar, como muebles, adornos.

  • Comprar los productos sin marca en el supermercado

Puede que sólo estés ahorrando algunos pesos por artículo, pero realmente no hay mucha diferencia en el sabor: ¡no te deje seducir por una buena marca! La única diferencia, por ejemplo, con los tomates en conserva sin marca y los tomates de marca, es la falta de sal y azúcar, y vos mismo podés añadirla. ¿Por qué pagar mucho más por esto?

  • Lleva tu propio almuerzo al trabajo

Sí, te va a toma unos minutos extra de tu noche, pero ¿no preferiría tener $1000 extra al final de cada mes? En el transcurso de un año, eso es un ahorro grandísimo.

  • Cociná sus comidas a grande

Reservar unas horas el domingo y hacer una carga de platos diferentes para prepararte para toda la semana. Ponelas en el congelador y van a estar listas para llevar al trabajo a mitad de semana.

  • Comparar los precios del gas y la electricidad

¿Realmente estás obteniendo el mejor trato con su gas y electricidad? Sólo te toma unos minutos comparar ofertas en un sitio de comparación en línea.

  • Elimina las bebidas caras

Para mucha gente gastar una buena proporción de su salario mensual en noches de borrachera es parte de su régimen mensual. Si esto suena familiar, tratá de reducir o dejar de consumir alcohol durante un mes para ver cuánto ahorras.

  • Utilizar el transporte público

Si tenés acceso al transporte público, podés ahorrar bastante dinero en nafta, estacionamiento y mantenimiento del auto con el tiempo. Por un pequeño porcentaje del costo de poseer un auto, podés ir de un lado de la ciudad al otro, al trabajo y de regreso, y a los eventos más importantes. Cada vez que puedas dejar el auto atrás, estará ahorrando dinero.

  • Reducir tus deudas

En cualquier momento que puedas reducir la cantidad de dinero que debes, te ayudará a reducir tus gastos mensuales continuos. Para empezar, pagar la deuda significa menos cuentas mensuales que pagar, lo que te deja más dinero para ahorrar.

Poner un poco de deuda en las tarjetas puede no parecer tan malo, sin embargo, si no está planeado y no está presupuestado, es simplemente un exceso de gastos voluntarioso, y vos se está preparando para un desastre, y no sólo financiero. Demasiadas veces he visto el impacto que la crisis de deudas tiene en los hogares, la familia, la salud mental y las relaciones.

Pedí ayuda para controlar los gastos diarios

Si sos una persona tecnológica y hacer listas en hojas de papel no te funciona, podés buscar la ayuda de las apps de finanzas personales. Son aplicaciones que podés bajar en tu celular, que te guiarán a través de diferentes pasos para generar un mejor control de tus gastos personales y, de esta manera, conseguir un ahorro adicional que te permitirá invertir tu dinero de una mejor manera.

Entre las mejores apps de finanzas personales podés encontrar Mobills y Monefy. Estas apps son fáciles de usar, permitiendo ingresar todos los gastos que hacés, para llevar el control de tu economía de forma ágil y sencilla.

Pedí una ayuda extra

Hay veces que la situación está más complicada y, en ese caso, la administración de las finanzas personales no se da como uno espera. En cualquier momento puede suceder un imprevisto, una situación excepcional, que nos pone en la necesidad de pedir prestado un dinero extra al que recibimos mes a mes por nuestro trabajo diario.

En estas ocasiones, cuando la necesidad urge, hay que salir a buscar una solución. Por suerte existen los préstamos personales para estos casos. Los bancos ofrecen la posibilidad de acceder a ellos, pero la mayoría de las veces suelen ser muy burocráticos y pedir un sinfín de requisitos para poder acceder finalmente al dinero.

Sin embargo, en Vivus tenés la posibilidad de solicitar ese dinero que te falta para cubrir la necesidad del momento. Claramente, es importante considerar toda la situación a la hora de pedir un préstamo personal, desde cuánto dinero necesitás, cuándo podrás devolverlo y hasta cuántas cuotas podés pagar. Teniendo en cuenta estos puntos, y cumpliendo unos pocos requisitos, podrás acceder de forma rápida y sencilla a los créditos personales que Vivus te ofrece.

04/09/2018