Jornada laboral: 6 consejos para mejorar tu jornada laboral

Como tal vez ya sepas, y si no lo sabes te lo contamos: la j__ornada laboral legal en Argentina__ es una de las más largas del mundo, pero a la vez la productividad es mucho menor a la de otros países con similares jornadas de trabajo.

Jornada laboral en Argentina, en números

De acuerdo a la ley, la duración de la jornada laboral en Argentina, no puede ser mayor a ocho horas diarias o 48 horas semanales.

Sin embargo, en la práctica se estima que la jornada de trabajo en Argentina en muchos casos supera las 9 horas diarias. Principalmente porque los empleadores prefieren aumentar la jornada laboral de cada empleado en vez de contratar nuevos trabajadores.

Mientras que en Estados Unidos y en varios países europeos los trabajadores tienen entre 1.300 y 1.800 horas de trabajo anual, en la Argentina el promedio es de cerca de 2.000 horas anuales.

Y si se contabilizan las horas extras este número asciende a un promedio de 2.040 horas de trabajo anuales. Lo que equivale entre un 15 % y un 50 % más que en países más desarrollados como Australia o Noruega.

No obstante, a pesar de lo que marca la ley, si se hace una estimación del promedio de horas “efectivas” laboradas semanalmente en Argentina se calcula en 38, versus 39 horas de promedio mundial.

Mientras que por otro lado en países como México, Mongolia o Pakistán el promedio es de 50 horas.

Finalmente cabe destacar que las mujeres tienen, en Argentina, una duración de la jornada laboral más corta que los hombres: ya que trabajan en promedio unas 32 horas semanales.

Jornada laboral - Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay

6 consejos sencillos para mejorar tu jornada laboral

Habiendo puesto un poco de luz sobre el contexto relacionado con la jornada laboral en Argentina, vamos a lo que seguramente te interesa, ya que si has llegado a este artículo es porque querés saber cómo mejorar tu jornada laboral para ser más productivo o productiva.

Por eso a continuación te damos seis consejos sencillos para que lo consigas.

Consejo #1: Empezá tu día de la mejor manera

En la mayoría de los casos según cómo empecés tu jornada determinará en gran parte que tan productivo o productiva vas a ser el resto del día.

Empezar el día haciendo algo que te haga sentir bien es una muy buena idea. Y no existe algo predeterminado o fijo para todos. Tal vez para algunos o algunas lo mejor será comenzar tomando una taza de café mientras se leen las noticias. Para otros será leer durante 20 o 30 minutos un buen libro, o bien dibujar, meditar, hacer yoga o algo de gimnasia, etc.

Deberías encontrar esa rutina mañanera que te hace bien realizar cada día, antes de ponerte a trabajar.

No importa qué sea, si lo disfrutás incorpóralo en tu rutina diaria, y comenzá el día haciendo eso que te relaja y te hace bien. Incluso si es necesario levantáte 20 o 30 minutos antes para poder hacerlo.

Créenos que realmente vale la pena. Vas a sentirte con más energía y de mejor ánimo durante toda tu jornada de trabajo.

Consejo #2: Realizá primero las tareas más “pesadas”

Casi siempre suelen existir una, o varias, tareas que no nos agrada realizar. Una buena idea es que te las saqués de encima cuanto antes.

Una vez las hayas hecho, ya no tendrás que estar pensando en que tenés que realizarlas, y podrás centrarte en el resto de tus obligaciones algo más relajado o relajada.

Consejo #3: Movete

Según cual sea tu trabajo o profesión es posible que pases más o menos horas sentado o sentada. Pero en general siempre hay una dosis de sedentarismo, y es malo para la salud y, además, afecta tu productividad y rendimiento.

Si tan solo te levantás de la silla y caminás durante algunos minutos, tomás un poco de aire y despejas tu cerebro y tu mente, vas a ver cómo te cuesta menos volver a concentrarte y ser más productivo o productiva.

De ser posible tratá de no permanecer más de dos horas sentado o sentada. Un hábito que podés adoptar en este sentido, es ponerte alarmas. Y hacer unos breaks de al menos dos o tres minutos, cada 60 o 90 minutos trabajados.

Consejo #4: Mantenéte bien hidratado o hidratada y aliméntate saludablemente

Mantenerse bien hidratado o hidratada a lo largo del día es fundamental para que el organismo y la mente trabajen bien. La deshidratación afecta las capacidades cognitivas y el rendimiento físico.

Tené una jarra o botella de agua siempre a mano. Si es necesario poné una alarma que te recuerde tomar al menos un vaso de agua cada 20 o 30 minutos, incluso aunque no tengás sed.

Por otro lado, mantenerte bien alimentado o alimentada es crucial para que tu cerebro y tu cuerpo trabajen bien y tengás suficiente energía.

Tener unas frutas o algunos vegetales a mano, es lo ideal. También podés comer unos cereales o un yogurt.

Esto te garantizará una buena nutrición, y también podés aprovechar para hacer ese break o descanso del que te hablábamos antes.

Jornada laboral - Imagen de StockSnap en Pixabay

Consejo #5: Establecé horarios fijos para revisar y responder emails y mensajes

Un consejo que te va a ayudar a ser más productivo o productiva, y que te “rindan” más tus horas de trabajo, aunque pueda parecer demasiado sencillo o poco importante, es que te hagas un horario para revisar y contestar el correo.

Si estás todo el tiempo revisando los correos y contestándolos, vas a interrumpir tus segmentos de productividad. Por lo cual es mejor que te fijés un horario (en la mañana y en la tarde) en el cual revisar el correo o el chat y contestar lo que haga falta. Sin dejar a medio las tareas que estabas realizando.

Consejo #6: Terminá tu jornada de trabajo con una rutina

Finalmente es una buena idea que tengás una rutina al terminar tu jornada laboral para que tu mente capte que has terminado, y podás desconectarte totalmente del trabajo.

Por ejemplo, cuando terminés tu horario de trabajo, podés revisar por última vez los correos y mensajes, acomodar tu espacio de trabajo, y hacer rápidamente una lista de las tareas que tenés que realizar el día siguiente. Con ello, cuando lo conviertas en una rutina, cada vez que lo hagas le vas a estar diciendo a tu cerebro que has terminado.

Palabras finales…

Con estos 6 sencillos consejos para mejorar tu jornada laboral, si los aplicás, vas a ver que mejorás mucho tu productividad y rendimiento.

Más allá de cuál sea la jornada de trabajo en Argentina, siempre es posible ser más eficiente, incluso trabajando menos, especialmente si se trabaja desde casa, y con ello hasta puede ser posible solicitar un aumento de sueldo.

Si sos un o una joven que quiere insertarse en el mercado laboral, ya tenés una idea de lo que te espera, y para que profundicés más en estos temas te invitamos a leer nuestros artículos sobre empleo para jóvenes y deducciones de nómina.

02/11/2020