Pedir un microcrédito rentable

Si te preguntas ¿qué son los microcréditos?, la definición es sencilla, son préstamos de bajo monto que se entregan a personas que, por lo general, no tienen acceso al sistema financiero tradicional. Además, los microcréditos son rápidos y fáciles, nos ahorran un montón de papelerío y permiten concretar una inversión en el corto plazo.

Los microcréditos fueron inventados hacia 1983 para soportar las crisis que se puedan presentar de imprevisto. Esto nos resume cuál es el principal objetivo de un microcrédito, ayudar a quienes quedan por afuera de los sistemas tradicionales de préstamos, es decir la mayoría de las personas.

En Argentina nos caracterizamos por tener un alto grado de emprendimiento. El país está lleno de personas con ganas y fuerzas para empezar un negocio propio y dejar de ser simplemente un empleado. De hecho, según estudios económicos, Argentina se sitúa en los primeros puestos del mundo en cuanto a niveles de emprendimiento.

Si tenemos en cuenta que Argentina también se destaca por un sistema bancario irregular e inaccesible, los microcréditos se multiplican por su utilidad más que en el resto de los países. Se calcula que hay más de 150 instituciones de microcréditos o micro finanzas. Sin embargo, la cantidad no llega a cubrir la demanda existente. ¿Por qué ocurre esto? En parte por el espíritu emprendedor del argentino y en parte porque son extremadamente necesarios para nuestra economía.

Se calcula que en el mundo hay más de 200 millones de personas que recurren a microcréditos como formas de financiamiento. Si esta cifra nos resulta enorme es porque realmente lo es, y debe decirnos algo; los microcréditos son rentables y necesarios.

Tener claros los motivos

Eso sí, antes de solicitar un microcrédito sólo porque es fácil hacerlo, debemos clarificar algunas cuestiones. Para empezar, es recomendable saber lo que se explicó al principio “qué es un microcrédito” y después, fijarnos para qué vamos a pedir un microcrédito, cuál será su función y si nos resuelve algunos problemas. Por lo general, los microcréditos se utilizan para ayudar a emprendedores y son geniales para esta causa. Por lo tanto, si somos emprendedores con una gran idea no tenemos que dudarlo. Ahora bien, si en cambio tenemos muchísimas dudas sobre qué hacer y cómo hacerlo, lo aconsejable es tener en claro los motivos para pedir un microcrédito y recién después pedirlo.

Sacar cuentas antes de pedir

Además de conocer nuestras capacidades de pago, se aconseja solicitar la cantidad de dinero justa y necesaria. Pensemos bien cómo vamos a usar la plata obtenida después de pedir un microcrédito, para qué y con base en eso solicitemos la cantidad exacta o lo más cercana posible. Cuanto más seguro estemos de esto, más fácil y rápido será obtener el microcrédito, así como devolverlo. Por lo tanto, sacar cuentas antes de pedir un microcrédito no sólo es recomendable, es fundamental para que nuestros planes se ejecuten a la perfección.

También debemos tener una razón lo suficientemente válida. Con esto queremos decir que no basta tener el dinero bajo el colchón si no tenemos una estrategia para hacerlo fructífero. Del mismo modo, siempre es mejor si establecemos fechas para los pagos, con sus correspondientes presupuestos. Prestemos especial atención a esto, ya que porque pedir un microcrédito sea fácil no quiere decir que llueva plata del cielo.

Animarse

Antes de finalizar, aclaremos algunos puntos para que nuestro microcrédito sea rentable. Estudiar y ser responsables con nuestra situación financiera resulta un punto ineludible. Esto nos permitirá devolver el dinero en el plazo estipulado y evitarnos dolores de cabeza. Si bien los microcréditos son mucho más blandos que los préstamos tradicionales, esto no debería darnos vía libre para ser irresponsables.

Por otro lado, si nuestro préstamo apunta a cancelar deuda y no a invertir, entonces la responsabilidad debe ser doble, ya que tendremos dos deudas. Muchas empresas se niegan a darle un crédito al consumidor porque no es confiable. Por suerte están las empresas de microcréditos que sí los otorgan por una simple razón, la confianza es subjetiva y los métodos de los bancos tradicionales muchas veces se equivocan. Una persona puede ser pagadora aunque se haya equivocado una vez.

Si tenemos en cuenta todo esto, sólo resta animarnos y perder el miedo. Como bien dice el refrán popular, el que no arriesga no gana y en esta economía tan difícil quizás sea el momento adecuado para arriesgarse e invertir en un proyecto propio. Después de todo también hay un refrán que dice que las crisis generan oportunidades. Por lo que ya no hay excusas para desarrollar nuestra economía y también nuestro objetivo de vida, más con la existencia de herramientas financieras como lo son los microcréditos, siempre útiles y al alcance de quien se anime a ir por más. Lo importante es sacarnos de la cabeza la idea de que deuda es una mala palabra. Deuda es también oportunidad, es inversión, es dinero efectivo y crecimiento. Después de todo, una deuda es un negocio para desarrollar nuestro potencial.

Para conocer más sobre los microcréditos y su uso adecuado mantente atento al blog y visita Vivus.com.ar donde podrás solicitar un préstamo online de manera inmediata y sin complicaciones, el primer paso es seleccionar el monto y plazo que más te convenga.

07/06/2016