¿Qué son los microemprendimientos?

Muchas son las definiciones que podemos encontrar a la hora de hablar de los microemprendimientos. No faltan los que entienden que son empresas familiares, y otros que lo consideren como a un grupo de emprendedores que trabajan en su propia empresa por el mismo fin. También son caracterizadas como empresas pequeñas que se sostienen a un bajo costo y que requieren una inversión mínima en comparación a una empresa tradicional.

En este artículo verás qué es exactamente un microemprendimiento, cuáles son sus ventajas y algunos casos de éxito de empresas que comenzaron como microemprendimientos y hoy son verdaderos gigantes en sus respectivas industrias.

Para finalizar te explicaremos cuáles son los pasos para llevar adelante un microemprendimiento y te daremos algunos consejos para que tengas éxito si estás pensando en comenzar uno.

Microemprendimiento - definición:

Lo cierto es que los microemprendimientos, como bien lo dice la palabra, es un pequeño emprendimiento manejado por uno o un par de emprendedores que un día tuvieron una idea novedosa para llevarla al mercado. Por lo general, suelen ser microempresas con pocos o casi ningún empleado. La idea es que todos los que trabajen en el emprendimiento al mismo tiempo sean los que ejecutan de forma activa y continua la idea principal. Por esta razón, cada miembro del microemprendimiento es clave para que el negocio funcione. El capital humano que lo compone es el activo más importante que el microemprendimiento posee.

Sin embargo, todo emprendimiento por más pequeño que sea necesita de un capital inicial. Considerando que muchas veces aquel que lleva a cabo un microemprendimiento es el propio emprendedor, lo que suele hacer es obtener un crédito personal para darle nacimiento a su proyecto. Claro está, que haciendo un buen plan de negocio y de financiación, con el crecimiento del microemprendimiento, podrá ir afrontando las cuotas del crédito mes a mes.

microemprendimientos-2

Conocé las ventajas de tener un microemprendimiento

Conforme los microemprendimientos fueron creciendo en el mercado, las ventajas comparativas fueron aumentando en comparación a la forma tradicional de trabajo. Muchas son las personas que están cansadas de trabajar en relación de dependencia, cumpliendo horarios que no se amoldan a sus necesidades y supeditando sus proyectos personales a la jornada laboral.

Para todos ellos, un microemprendimiento puede ser una gran solución. En caso que tengas un buen negocio en mente, que consideres que se amolda a la demanda del mercado, tu negocio se podría hacer realidad.

Una de las mayores ventajas es que podrás adaptar tu emprendimiento a los horarios que tu vida necesita. Ya sea que te guste trabajar por la madrugada o solamente durante las tardes, siendo tu propio jefe la toma de decisiones para avanzar con tu proyecto se agiliza. Vos serás quien tome las riendas del negocio y te permitirá ser todo lo creativo e inventivo que quieras ser para que tu emprendimiento funcione.

Con esta modalidad podrás tener tu propio equipo de trabajo. Como mencionamos previamente, cada miembro del microemprendimiento es fundamental para que tu negocio funcione. Es por ello que tener a los mejores socios será tu principal meta. En este sentido, mínimo tendrás que hacerte de alguien que se ocupe de la contabilidad y finanzas, otro del marketing y otro de la ejecución del negocio. Si se te dan bien las tres funciones hasta quizás podrías ahorrarte la molestia.

No podemos dejar de mencionar otro gran beneficio de este tipo de negocios como ser el bajo riesgo que importa. Al ser empresas que comienzan con un aporte monetario muy bajo, en caso de fracasar la pérdida será mucho menor que en una empresa de mayor tamaño.

Por otro lado, si consideramos las ventajas que genera al mercado financiero, tener un microemprendimiento podemos decir que es una buena fuente de trabajo. Al ser empresas pequeñas se adaptan fácilmente a los diferentes movimientos de la economía siendo más flexibles a los cambios.

Escucha a los que saben

Si sos nuevo en este rubro lo importante es que tengas en cuenta algunos consejos para tu negocio de aquellos que comenzaron teniendo su propio microemprendimiento y hoy pueden darse el lujo de ser exitosos. A continuación, te comentamos cuáles son los consejos de los emprendedores más famosos de estos tiempos y cuál fue la clave que los llevó a la cima de su negocio:

  • Apple: Su creador y fundador Steve Jobs siempre estuvo a favor de seguir su instinto, sin prestarle mucha atención a lo que los consumidores supuestamente buscan en un producto. Sostenía que los consumidores no podían saber lo que querían sin conocer un producto tan innovador como el que él les podía brindar.

  • Microsoft: Reconocida marca por su creador Bill Gates, sinónimo del creador de la computadora personal. Desde sus inicios fundó su empresa trabajando sólo con empleados del más alto nivel académico. Se esforzó para que el proceso de selección de los candidatos fuese exigente a los fines de conseguir a los profesionales más sobresalientes del mercado. Por otro lado, otra estrategia fundamental de su negocio fue generar pequeños grupos de trabajo para la resolución de grandes problemas.

  • Google: Los creadores de Google, el mayor buscador en Internet, comenzaron a idear este monstruo de los negocios con tan sólo 23 años de edad. La clave del éxito se basó en la innovación y en el desarrollo del capital humano de su empresa.

  • Facebook: Otro emprendedor que a sus 20 años, siendo un estudiante universitario, logró revolucionar la forma de relacionarse entre las personas. Su inteligencia y obsesión por los negocios lo llevaron derecho a la cima sin escala.

Claro está que tener tu propio negocio puede resultar increíble y a la vez estremecedor. Pensar en todos los obstáculos que cada emprendedor tuvo que atravesar al comienzo puede ser desmotivador, sin embargo, al ver los resultados podemos decir que vale la pena el esfuerzo.

En caso que consideres que tenés entre manos un excelente proyecto para sacar a la luz no dudes en consultar los créditos que Vivus puede ofrecerte para hacer realidad tu sueño.

Generalmente es necesario realizar una inversión inicial y Vivus puede darte esa ayuda económica que se amolde mejor a tu bolsillo y capacidad de pago. No dejes de averiguar todos los detalles para solicitarlo.

Una vez hecha esta introducción sobre qué es el microemprendimiento y cuáles son sus ventajas, veamos ahora cómo hacer un proyecto para un microemprendimiento, cuáles son los pasos a seguir y algunos consejos para tener éxito.

como-redactar-un-proyecto-de-emprendimiento

Cómo redactar un proyecto de microemprendimiento

Supongamos que ya tenés una idea de negocio novedosa que crees que será todo un éxito, pero te preguntás ¿y ahora qué?... Si ésta es tu situación seguí leyendo porque te explicaremos a continuación los pasos básicos sobre cómo armar un proyecto de microemprendimiento.

Antes de comenzar cabe mencionar que incluso la mejor idea de negocio no llegará muy lejos sin una planificación, y ejecución de dicha planificación, adecuada que le permita desarrollarse por etapas e ir adaptándose a los cambios y reveses que puedan surgir.

4 (sencillos) pasos para armar un proyecto de microemprendimiento

Partiendo de la suposición que ya tenés tu idea de negocio y que querés realizar un proyecto de microemprendimiento, te sugerimos 4 pasos o etapas que deberías considerar para comenzar a delinear tu futuro negocio.

Paso o etapa #1: Determina con profundidad y exactitud en qué consiste tu proyecto

Muchos emprendedores subestiman esta primera etapa del desarrollo y la planificación de su idea de negocio. Dale la importancia que tiene. Pensá que mientras mejor definás tu idea de negocio y explores todas las opciones, mejores cimientos tendrá.

Evaluá tu experiencia en el tema que querés desarrollar y si está acorde con tus pasiones y gustos, ya que deberás dedicarle muchas horas de tu vida y si no te sentís cómodo (a) trabajando en ello te resultará muy difícil mantenerte firme en los momentos difíciles (que de seguro los habrá).

No pensés solo en lo que te dará de dinero, no descartés tu idea solo porque creas que no será rentable; analiza todas las opciones y de seguro encontrarás cómo rentabilizarla.

Muchos emprendedores descartan grandes ideas por creer que no serán lucrativas. No caigas en ese error, al menos date el tiempo de analizar en profundidad tu idea y todas las opciones posibles. Seguramente con creatividad e inspirándote en otros casos de éxito podrás encontrarle la vuelta.

Es importante que definas una Misión y una Visión clara de lo que querés que sea tu negocio a largo plazo, una vez consolidado.

Paso o etapa #2: Analiza y planifica los costos que tendrá tu microemprendimiento

Una vez tengas en claro el paso anterior y hayás definido cómo será tu microemprendimiento deberás pasar a analizar cuáles serán los costos que tendrá y los márgenes de ganancias posibles.

Esto es crucial ya que, si no lográs identificar cómo conseguir márgenes de ganancias positivos, no podrás hacer rentable tu idea.

Asesoráte con quienes serán tus posibles proveedores y buscá distintas opciones. Si por ejemplo querés vender tazas de regalo personalizadas, consultá con diferentes proveedores y compará precios, hasta que encontrés aquellos que te ofrezcan un equilibrio entre el margen de tus ganancias y la calidad que querés ofrecer.

Para ello averiguá: ¿Cuánto capital tenés que invertir? ¿Cuál es el costo de cada taza? ¿Cuánto te saldrá realizar la personalización de cada unidad? ¿Cuáles costos tendrás de envío? Y finalmente ¿Qué precio podrás ponerle a cada taza personalizada?... De manera que te queden ganancias.

Si lográs cerrar este círculo con una ganancia favorable, tendrás grandes oportunidades de conseguir que tu emprendimiento sea rentable.

Finalmente, nunca está de más que analicés la posibilidad de tener un plan B, e incluso un plan C, por si algo no sale como lo esperabas, como por ejemplo que un proveedor deje de suministrarte los insumos, o cambie sus precios, etc.

Paso o etapa #3: Definí cuál será tu público objetivo (o cliente ideal) e investigá a tu competencia

El tercer paso es definir con mucha exactitud quiénes serán tus clientes ideales o potenciales (o público objetivo). Debés definir quién será tu target, cuál es el tamaño del mercado, exactamente quiénes son las personas que estarán interesadas en lo que tenés para ofrecer, etc.

Mientras mejor conozcás a tu cliente ideal mejor podrás adaptar tu oferta a lo que ellos necesitan.

Y seguidamente deberás investigar y analizar a tu competencia: ¿Qué están ofreciendo ellos? ¿A qué precios? ¿Cómo lo ofrecen y qué costos tienen? ¿Incluyen los costos de envío? ¿Mediante qué canales de ventas ofrecen sus productos? ¿Tienen diferentes opciones de productos o un producto único? ¿Qué opciones de pago ofrecen? Etc.

En general todo lo que podás averiguar de tu competencia te ayudará por un lado a delinear mejor una estrategia ganadora y por otro lado también te permitirá conocer mejor las características y necesidades de tus clientes ideales u objetivos.

Paso o etapa #4: Arma tu plan de marketing y viabilidad

Si llevaste a cabo los pasos anteriores ya tenés un montón de información muy valiosa, pero aún no ha pasado nada… ahora tenés que desarrollar un plan de marketing y viabilidad que incluya toda la información que recabaste antes y la ordene en un plan que podás seguir paso a paso.

Es decir, tenés que trazar una “hoja de ruta” con los objetivos y pasos que vas a tener que ir llevando a cabo para transformar tu idea en un microemprendimiento exitoso. Tenés que definir objetivos principales y secundarios, y encontrar la mejor manera de alcanzarlos.

Además, ahora será el momento de definir un plan de viabilidad de costos y financiero que te “garantice” que los objetivos previamente diseñados serán posibles de alcanzar financieramente hablando.

Si seguís estos 4 sencillos pasos ya habrás adelantado mucho recorrido para llevar tu idea a la práctica y concretarla en un hermoso emprendimiento que te llene de orgullo y te permita vivir de lo que más te gusta. Creénos que vale la pena tanto esfuerzo.

Tenés que formular un proyecto empresarial claro, completo, sintético y con información bien organizada y estructurada, lo cual será el primer paso para concretarlo.

Ya sabés (a grandes rasgos) cómo se hace un proyecto de microemprendimiento, veamos ahora 3 consejos o claves que aumentarán las oportunidades de que tu proyecto tenga éxito.

3 consejos (o claves) para elaborar un proyecto de microemprendimiento

Determinar con exactitud todos los pasos anteriormente comentados definirá que tengás un 30% o 40% más de probabilidad de tener éxito, sin embargo hay 3 aspectos que son cruciales y que hay que tener en cuenta al momento de realizar todo el trabajo de redacción de tu proyecto de microemprendimiento:

  • Fijá objetivos reales, factibles y alcanzables. De nada vale fijar objetivos que jamás alcanzarás, por muy lindos que se vean en el papel. Tenés que establecer objetivos que seas capaz de alcanzar, que sean realistas y estén en función de tus recursos y capacidades. Una buena idea es desmembrar en pequeños objetivos los objetivos más grandes.
  • Realizá un análisis FODA. Si vas en serio, no podés dejar de hacer un análisis FODA. El cual es un análisis de tus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Este análisis te permitirá conocer donde te encontrás y con qué recursos contás para enfrentarte a los retos que tu emprendimiento requerirá. Realmente realizar este tipo de análisis te dará mucha claridad y entendimiento de la situación del mercado y de tus propios recursos y competencias.
  • Tenés que tener muy claro cuáles son tus puntos débiles. Siempre habrá algo en lo que tu proyecto o emprendimiento flaqueará. Debés ser muy crítico y analizar con detalle cuáles son tus puntos débiles y ver cómo podés mejorarlos o al menos evitar que te perjudiquen. A veces tus puntos débiles serán los costos, o el acceso a proveedores, en otros casos podrán ser ciertas dificultades en la distribución, o en el financiamiento, etc. En este sentido, es importante que los conozcás para analizar cómo subsanarlos.

Conclusiones

Esperamos que te haya sido útil esta breve guía para que podás comenzar a dar los primeros pasos en emprender tu propio negocio.

Como has podido ver no es fácil llevar a cabo un microemprendimiento, pero tampoco es imposible, y si seguís los pasos y los consejos antes mencionados vas a tener sin duda alguna muchas más chances de alcanzar el éxito.

Antes de finalizar recordá que si no contás con el capital para iniciar podés optar por los préstamos para microemprendimientos como los que ofrece Vivus. Si crees que los necesitas no dejes de consultarnos.

13/05/2018