Mitos sobre el ahorro

Ahorrar es uno de los objetivos compartidos entre muchas personas y, es común, que todos queramos ahorrar algo de dinero por diferentes motivos a lo largo de nuestra vida. Hay muchas formas de ahorrar, pero también hay muchos estilos de vida distintos, es decir que no todos vamos a coincidir en nuestras prioridades. También, imposible no decirlo, existen muchos mitos sobre el ahorro.

Hay muchas personas que intentan ahorrar cada día con pequeñas cosas, hay aquellos que tratan de ahorrar en el alquiler ya sea recortando gastos mensuales, negociando a la hora de definir el precio de alquiler o compartiendo casa alquilando habitaciones. Ahorrar no es fácil, por suerte hay muchas técnicas que te puede ayudar a aprender a ahorrar. Tené en cuenta que si o si, ahorrar requiere de mucha fuerza de voluntad.

¿Qué es el ahorro?

El ahorro es aquella porción del ingreso que generamos y que almacenamos de manera voluntaria para conseguir planes futuros o metas específicas. ¿Para qué podemos destinar los ahorros? Puede ser para cubrir imprevistos o puede, por sí solo, convertirse en un hábito financiero que está orientado al largo plazo.

No se debe confundir ahorro con grandes sumas de dinero, más bien debe verse como un hábito para alcanzar, como dijimos antes, un objetivo planteado.

Es muy frecuente cruzarse con alguien que nos diga que necesitamos tener mucho dinero para poder ahorrar, generalmente también se dice que solamente las personas que tienen grandes ingresos pueden permitirse el lujo de generar un ahorro. Dicho ahorro está generalmente asociado con guardar un extra de dinero para cumplir una meta específica que los haga felices.

Es importante recordar que el ahorrar es un hábito que no se limita a las posibilidades financieras de cada personas sino que va más allá.

Mitos más comunes sobre el ahorro

Una de las mejores maneras de ahorrar es aprovechar las ofertas

Es real que comprar productos que están en oferta es una gran ayuda a la economía, pero hay que tener en cuenta que no toda compra es beneficiosa. ¿Alguna vez te pasó que terminaste comprando productos que ni sabías que necesitabas?, ¿alguna vez al llegar a casa después de un día intenso de compras te diste cuenta que más de la mitad de los productos que compraste fueron solo por emoción? Es así, en muchos casos hay productos que son adquiridos más por emoción que por razón o por necesidad. Esto sucede porque el impulso de ver un producto en oferta nos empujó a comprarlo antes de analizar previamente si podíamos asumir el gasto o incluso si lo necesitábamos.

Uno de los pasos más importantes para generar el hábito del ahorro es estar atento al comportamiento impulsivo del consumidor. Hay que recordar en todo momento que si tenemos una meta concreta de ahorro, entonces hay muchas cosas que vamos a tener que dejar pasar. Lo mejor es no es gastar por impulso, aunque sea la mejor oferta. Por el contrario, comprar muchos productos en oferta puede convertirse después en una deuda.

Conviene ahorrar en casa y por cuenta propia

Todas las personas son libres de ahorrar su dinero de la manera que mejor les parezca. Sin embargo, desafortunadamente corremos con una gran desventaja que es la inseguridad. También se puede sumar que ahorrando desde casa no generamos intereses y tenemos la tentación de disponer de ese dinero en cualquier momento, lo que puede generar que lo terminemos gastando en cosas que no son necesarias.

En el sistema financiero hay alternativas de cuentas de ahorro a costo cero de mantenimiento y que te ofrecen la seguridad que el dinero necesita.

Al tener el dinero en una cuenta, también tenés la ventaja de que se puede acceder a funcionalidades que ayudan a ordenar, así como también a incentivar el ahorro.

Las experiencias demuestran que el ahorro es un hábito saludable que le da la oportunidad a las personas de cumplir las metas que se proponen y estar protegidos ante cualquier imprevisto que pueda surgir.

No tiene sentido ahorrar si el monto es pequeño

Yendo paso a paso y empezando de a poco se pueden conseguir grandes cosas. Esta frase se aplica muy bien al tema de ahorro. Lo más importante que hay que tener en cuenta es que todo monto, aunque sea muy pequeño, es útil para empezar, especialmente cuando se tiene una meta.

Hay muchas personas que sienten que no tiene sentido ahorrar ya que no cuentan con grandes sumas de dinero. Puede ser que no encuentren la motivación para empezar justamente porque los montos son más bien pequeños, pero una vez que se empieza y se ve que mes a mes el monto va subiendo, se genera una motivación que nos ayuda a seguir adelante.

Solo las personas con mucho poder adquisitivo pueden ahorrar

Esto lo mencionamos al inicio del post, pero queremos destacarlo nuevamente como uno de los mitos más comunes. Creer que solamente las personas que cuentan con altos ingresos de dinero son capaces de ahorrar es un gran mito.

Si algo debes recordar de este post es justamente la importancia de conseguir el hábito del ahorro. Esto tiene mucho más que ver más con las propias finanzas personales y ser disciplinado que con el ingreso que se tenga.

Cada persona tiene que conocer muy bien cuál es el ingreso mensual, a ese monto se le debe reducir los gastos por necesidades básicas y llevar la cuenta de lo que se gasta en cosas que no se necesitan. Teniendo en cuenta este último monto, es posible reducir estos gastos innecesarios y convertirlos en ahorro, independientemente del monto que se reciba como ingreso mensual.

25/04/2019