Plan de ahorro: ¿Cómo hacer uno?

Las prioridades financieras cambian con el tiempo, pero un buen plan de ahorro dura toda la vida. No es ningún secreto que tus prioridades financieras cambiarán a lo largo de tu vida. Durante la adolescencia podés ahorrar para comprar un auto, a los 30 años podés ahorrar para la educación de tus hijos, y para los 40 y 50 años estarás más concentrado en tu jubilación.

Pero para lograr cualquiera de estos objetivos, necesitarás un plan de ahorro sólido. Uno que te mantenga en el camino correcto para tus objetivos a largo plazo, y que además te guiará a través de cualquier desaceleración económica que pueda ocurrir en el transcurrir de los años. Por supuesto, la clave de cualquier plan de ahorro es comenzar lo más pronto posible.

Consejos para crear un plan de ahorro exitoso:

Debés tener un objetivo claro

Las personas que tienen más éxito son aquellas que saben lo que quieren. Entonces, ¿por qué quieres aprender a ahorrar dinero? ¿Es porque quieres vivir cómodamente en la jubilación? O tal vez querés viajar y ver el mundo. Tal vez quieras prepararte en caso de que ocurra algo inesperado en tu vida. Quizá querés ahorrar para la educación universitaria de tus hijos. Independientemente del objetivo final, ¿cuál es tu motivo?

Identificá en qué estado están tus finanzas

Puede ser aterrador al principio, pero mirar dónde estás es la clave para saber hacia dónde vas. Echá un vistazo a todos tus estados de cuentas bancarias, estados de cuenta de tarjeta de crédito, deudas y ahorros que tengas, y luego retrocedé un paso para ver el panorama general.

Además, si todavía no tenés un presupuesto familiar, ahora sería un buen momento para crear uno. La mejor manera de hacerlo es crear categorías basadas en los gastos de meses anteriores, luego prestá especial atención a todo lo que se destaca y tomá nota de las cosas en las que podrías estar gastando dinero que no se alinean con tus objetivos. Luego preguntate y reformulá ¿Hay algo que necesito cambiar? ¿Dónde querés que vaya tu dinero?

Si hay algo en lo que no querés gastar dinero, ponele fin, y luego redireccioná ese gasto en forma de depósito directo a una cuenta de ahorros. Y de esa manera, el dinero se va a los ahorros antes de que tengas la oportunidad de gastarlo.

Creá un plan

En función de tus objetivos generales, de tus estados financieros y de tu capacidad de ahorro, debés crear un plan de ahorro que comprenda períodos entre mediano y largo plazo.

Muchos expertos financieros dicen 'páguese usted primero', lo que significa que cada vez que te pagan, ahorrá un porcentaje de tus ingresos antes de hacer cualquier otra cosa. Se recomienda guardar al menos entre un 10% y 15% de tus gastos generales. Cualquiera sea la cantidad, comenzá con algo, y probablemente te des cuenta rápidamente cómo se incrementa tu cuenta de ahorro.

Controlá tu progreso

Tomate unos minutos cada pocos meses para ver si cumplís con tus metas de ahorro. Si obtenés un aumento salarial, agregalo a tus ahorros, no debería ser una oportunidad para gastar más, debido a que el ahorro es mucho más que reducir tus gastos y reservar ese dinero.

Seguí estos consejos y verás cómo rápidamente se incrementan tus ahorros en función de alcanzar tus metas. En caso que necesités una ayuda extraordinaria para llegar a cubrir tus gastos mensuales, Vivus puede ser un gran opción.

03/07/2018