La protección de la información personal

En la actualidad estamos muy acostumbrados a navegar en Internet introduciendo nuestra información personal sin límites. Ya sea que tenés que crear una cuenta de email, registrarte en una red social, como Facebook o Instagram, o crearte un usuario en la red de la Universidad. También en cualquier página web que queramos tener información extra, como puede ser una página de viajes para recibir ofertas de vuelos, como mínimo nos van a pedir nuestro nombre completo, un número de teléfono y nuestro email.

El fin último de todo esto es generar una base de datos de clientes, consumidores o interesados en los servicios o productos que ofrece la empresa en donde te estás registrando.

Sin importar la entidad en donde estés cargando tus datos, ya sea un Banco, empresa pública o privada, deben asegurarte que tu información personal será protegida y utilizada sólo a los fines solicitados y que las entidades no tienen la potestad para vender o administrar tu información de forma discrecional.

Teniendo en cuenta lo mencionado, tendrás que prestar atención a la letra chica de la Ley 25.326 que es sobre Protección de los Datos Personales del año 2000.

¿Cómo proteger mi información personal en la web?

En el caso de tener que realizar compras por Internet, es importante que conozcas los siguientes consejos para evitar que roben tu información personal y la utilicen de forma perjudicial.

  • Por lo general, las grandes empresas se ocupan de proteger los datos personales de sus usuarios de los “ladrones de datos”. Utilizan lo que se llama la “encriptación” de datos. Esto significa que cuando vos cargás online tus datos, un programa cambia el registro de la información cargada para que nadie, más que el propio sistema, pueda usarlos.

  • Sólo ingresá tus información personal en una PC o dispositivo electrónico que sea de uso personal. Evitá cargar tus datos en una computadora que no sea personal y/o que use una red de Internet pública. A través de un WIFI público los hackers pueden robar tu información ¡Tené cuidado con este punto!

  • Revisá que la página donde vas a cargar tu información personal sea auténtica. Para esto, tenés que escribir la página web en tu navegador de Internet y que te lleve a la misma página donde deseás cargar tus datos.

  • Sólo ingresa tu información personal de tus tarjetas de créditos si sabés que la página es segura. Esto lo podrás saber si el sitio web tiene un candado verde o gris en la barra de dirección donde escribís la página web. Otra buena opción, es usar el teclado digital que algunas páginas web te ofrecen, sobre todo los Bancos, en vez de teclear los datos de tu tarjeta.

Si tenés que sacar un crédito online asegurate que la página web que uses sea de confianza. Por ejemplo, con Vivus podrás gestionar todas tus solicitudes de créditos personales online sin ningún problema. De forma rápida y sencilla podrás tener el crédito que estás buscando.

20/11/2018