¿Un préstamo rápido o Tarjeta de crédito?

¿Es mejor una tarjeta de crédito o un préstamo rápido?

Empecemos por decir que, básicamente, una tarjeta de crédito es un producto financiero que los bancos otorgan a sus clientes para que puedan realizar compras. Se otorgan a aquellas personas que tienen una cuenta y un determinado monto de plata guardada en dicho banco.

A pesar de que las tarjetas de crédito pueden utilizarse para, por ejemplo, contar con liquidez en momentos difíciles, generalmente se utilizan para compras en cuotas en grandes almacenes o tiendas departamentales, por lo que el cliente no suele ver plata en efectivo.

Por otro lado, los préstamos rápidos como el de Vivus, son préstamos de pequeñas cantidades a plazo corto que no requieren del respaldo de una cuenta de débito. En estos préstamos, el monto que se otorga y el plazo de pago dependen de la elección del cliente al realizar la solicitud. Cuando la solicitud es aprobada, el dinero en efectivo se pone a disposición del solicitante.

Tanto la tarjeta de crédito como los préstamos rápidos Vivus suelen usarse para sufragar un gasto que no se puede realizar de manera inmediata. Sin embargo la tarjeta de crédito es útil para comprar productos, mientras que los préstamos en línea son mucho más utilizados por aquellos que desean cubrir un gasto de emergencia.

La principal desventaja de las tarjetas de crédito es que el cliente difícilmente puede ver la deuda acumulada con el banco y realiza gastos que van más allá de las necesidades puntuales y urgentes. Debido a esto muchas personas quedan atadas al banco de por vida.

Con los préstamos rápidos no sucede eso. Vivus te presta el dinero contante y sonante que necesitás y luego de 30 días o menos lo devolvés. Esto tiene dos ventajas, en primer lugar, al tener el dinero en la mano y contar con un plazo de pago corto podés administrarte mejor, en segundo lugar, Vivus se preocupa por la seguridad financiera de todos sus clientes por lo que no se pueden acumular deudas: Vivus no otorga otro préstamo a menos que el anterior esté liquidado.

En ese sentido, los préstamos rápidos le sacan dos o tres cabezas de ventaja a las tarjetas de crédito. Además, un préstamo de Vivus se otorga en línea, por lo que no es necesario dar vueltas. La gente necesita la plata y Vivus se la presta. Mientras que solicitar una tarjeta de crédito puede traer cientos de dolores de cabeza, un préstamo rápido es tan sencillo como sacar una cuenta de mail. Y lo mejor es que no te vas a endeudar ni a tentar con gastos difíciles de financiar. Los préstamos rápidos son especiales para quienes no pueden acceder al crédito y, por ejemplo, deben hacer un gasto de emergencia como arreglar una tubería rota en el baño.

08/06/2017